Páginas

jueves, 7 de agosto de 2014

La felicidad no es un estado, es una actitud

Sé que no soy la única que espera. La mayoría de nosotros nos pasamos mucho tiempo esperando a que las cosas cambien, porque creemos que un día "todo encajará" y por fin seremos felices. Habrá un cambio, algo extrínseco, por supuesto, que conseguirá hacernos felices para siempre.

Pues no es así: la felicidad es una opción para todos en cualquier circunstancia. Ya, ya sé que las hay "muy jodidas", pero por ello no deja de ser menos cierto. 

Ahora viene lo peor, predicar con el ejemplo.